Unioliva, la segunda cooperativa de aceite española, ha impuesto un ‘corralito’ ante la imposibilidad de poder hacer frente a los pagos comprometidos con unos 2.000 inversores. La firma, que está integrada en Dcoop, estaba ofreciendo intereses del 4,75%, a través de su sección de crédito, por depósitos a plazo fijo cuando la media de las entidades financieras a doce meses apenas llega al 0,2%.

La crisis estalló el pasado mes de agosto, cuando en un escueto comunicado la compañía anunció que, como medida cautelar, había acordado suspender temporalmente de sus funciones al presidente, José Consuegra, “debido a determinadas actitudes contrarias al proceder del consejo rector”.